Aurelio Martín “Espero que algunos hayan aprendido que no se puede dejar gobernar a la derecha porque Gijón lo sufre y que el cambio no se hace desde la oposición”

Aurelio Martín “Espero que algunos hayan aprendido que no se puede dejar gobernar a la derecha porque Gijón lo sufre y que el cambio no se hace desde la oposición”

  • “Mientras no haya una sentencia firme debe, como mal menor, funcionar la depuradora”
  • “Espero que algunos hayan aprendido que no se puede dejar gobernar a la derecha porque Gijón lo sufre y que el cambio no se hace desde la oposición”

Aurelio Martín sabe lo que es estar en el gobierno y en la oposición, en el Principado y en el Ayuntamiento. Ya es concejal y portavoz municipal por IU y pretende repetir como líder de la apuesta Xixón por la izquierda.

–¿Cual es el resultado que cubriría las expectativas de Xixón por la izquierda este 26M?

–Siempre hemos dicho que es una candidatura que parte sin techo, que aspira a tener un resultado sorpresa. En las municipales, al contrario que en otro tipo de elecciones, las personas que forman la candidatura tienen más peso y aquí hay una candidatura que va más allá IU. Hay otra organización, que es Izquierda Asturiana, y hay un tercio de la candidatura que son personas independientes procedentes de muy diferentes ámbitos sociales y profesionales. La labor hecha estos años por IU, por un aparte, y, por otra, esa candidatura bien articuladas nos permite soñar con ser el equipo revelación.

–¿Equipo revelación significa equipo de gobierno?

–¿Ganar las elecciones? Me encantaría e igual soy poco modesto pero creo que lo haríamos muy bien. Creo que tenemos equipo para gobernar.

–Al pensar en gobierno, y más allá de las siglas de cualquier partido, ¿el objetivo es recuperar Gijón para el bloque de la izquierda?

–Aspiramos a que la izquierda sea mayoritaria en la ciudad. El ciclo de la derecha está agotado, eso se nota todos los días en la inercia, y casi desgana, que se ve en los asuntos cotidianos y menos cotidianos de la ciudad. Y el cambio de ciclo tiene que abordarlo la izquierda.

–Usted es el único cabeza de lista de los partidos de la izquierda municipal que sigue, ¿qué le contará a los nuevos para que no repita ese desacuerdo que dio la Alcaldía a Foro?

– A otras formaciones políticas se las convence mejor cuando se tienen más concejales por eso invito a que quienes consideran que nuestra posición –la del diálogo, la del acuerdo– fue la justa a que nos voten. Que IU tenga más peso en el Ayuntamiento favorecerá el acuerdo y el diálogo con otras fuerzas políticas. Además, para lo bueno y para lo malo, siempre se aprende y espero que algunos hayan aprendido que no se puede dejar gobernar a la derecha porque la ciudad lo sufre. Y desde luego no se pueden hacer políticas de izquierda y de cambio desde la oposición. Esas políticas se hacen gobernando.

–Otra de sus obsesiones ha sido la transparencia. Ahora hay una ordenanza. ¿Qué toca hacer?

–Aplicar la norma. Con el “caso Enredadera” se vio que no se estaban publicando las agendas de los concejales y el personal directivo como se dice en la ordenanza y sobre la marcha descubrimos que un edil se había reunido con el famoso “Patatero” (apodo de uno de los empresarios investigados en esa trama de corrupción), Una reunión normal pero que no aparecía en ningún sitio.  Hasta ahora hemos dado un pequeño paso pero hay que avanzar. El Ayuntamiento debe ser totalmente transparente para todos los ciudadanos en todos los sentidos.

–¿Renta social? ¿Qué planes tienen para un programa que ahora reivindican los comerciantes?

–No estamos en contra de la renta social sino en contra de cómo se planteó la renta social. Las ayudas son necesarias pero las personas en situación de exclusión lo que quieren es no estar excluidas. La renta social debe estar vinculada a un itinerario sociolaboral. Primero hay que normalizarles la vida y luego ayudarles a buscar empleo con lo que sea necesario.

– ¿Esa ayuda se puede seguir gestionado con esa tarjeta de compras?

–Si pero vinculada a esa itinerario sociolaboral. También hay que revisar qué se entiende por elementos básicos para vivir. No tiene mucho sentido, por poner un ejemplo extremo, que puedas comprar todos los años una lavadora.

–¿Cuales son sus iniciativas para generar empleo?

– Tenemos que consolidar la industria tradicional. Al contrario que otros no la damos por amortizadas. Arcelor sigue teniendo un gran peso por lo que es, por lo que significa y por lo que genera: auxiliares, puerto, transporte,.. Arcelor hoy por hoy es insustituible. Pero esa industria tradicional tienen que competir con las mismas condiciones que sus competidores europeos y estoy hablando del precio de la electricidad. Pero también somos muy conscientes de que el mundo cambia y que hay que apoyar la diversificación productiva. La “milla del conocimiento” es un auténtico modelo en eso. Es más, es ya el 20% de nuestro producto interior bruto. Ese modelo hay que desarrollarlo en otros campos como la economía azul, en lo que tiene que ver con Naval Gijón, y la economía verde, en lo que tiene que ver con crear un poco entorno a la Quinta La Vega donde ahora hay dos empresas. Y también, como viene en el Plan General, estaría el entorno de La Camocha para algo más forestal, agrario y ecológico.

–¿Alguna vía más?

–Las propias empresas municipales que creemos que tienen que tener una actividad más proactiva, tener más papel en el desarrollo I+D+i y contribuir a diversificar la economía. ¿Un ejemplo? Emulsa en todo lo que tiene que ver con el reciclaje.

– ¿Y cómo se compagina la defensa de la industria tradicional con la defensa de unos mayores controles medioambientales? Los gijoneses ya no toleran la nube de Arcelor.

–No tenemos planes del aire por capricho del Principado, los hay porque nos obliga la Comisión Europea. Así que tenemos exigencias europeas no es que nosotros queramos tocar las narices a ninguna empresa. Para nosotros lo fundamental es que las autorizaciones ambientales integradas se respete estrictamente pero, también, que estén vinculadas a las inversiones necesarias para reducir emisiones. En Arcelor van vinculadas a las emisiones del sínter, que sería muy importante para esta ciudad. Y además creemos que tiene que haber un protocolo de intervención más ambicioso por parte del Ayuntamiento ante situaciones de alerta por contaminación. Ahora el Ayuntamiento hace lo que viene marcado en el plan del aire y hay que ser más ambiciosos, como en otras ciudades. Hay que tomar medidas, por ejemplo, en circulación y nosotros hacemos una propuesta para que, por lo menos, se estudie: que en situación de alerta por contaminación el transporte sea gratuito. Hay gente que lo pasa francamente mal por la contaminación y en el siglo XXI hay que priorizar el bienestar de las personas. La administración debe tomar medidas para que la situación vuelva a la normalidad lo antes posible.

Hay nubes pero también hay manchas en la playa. ¿Qué hacemos con el saneamiento?

–Nuestra propuesta, y lo decimos con contundencia y desde el respeto a las decisiones de la administración de justicia, es que mientras no haya una sentencia firme la depuradora tiene que entrar a funcionar. No entendemos que se permita  el desengrasado y el desarenado y que no se permita que funcione la parte que depura biológicamente, que es lo sustancial para no contaminar el mar como lo contaminamos. Mientras no haya sentencia debería, como mal menor, funcionar la depuradora. S después la sentencia concluye que la depuradora no debe estar ahí y debe estar en otro lado, planteamos que siga funcionando hasta que no esté concluida la nueva. No puede ser que los ritmos de la justicia, que a veces son excesivamente lentos, los pague en términos medioambientales nuestro mar. Lo que está pasando es una barbaridad que no pasa en el resto de Europa y por la que España recibe importantes sanciones.

–¿Qué es esa escuela de participación ciudadana que colocan en el museo Piñole?

–Pretende ser toda una revolución cultura y política, donde los ciudadanos pasemos de votar cada cuatro años a participar en las decisiones del día a día de la ciudad. Eso es difícil y tenemos que tener instrumentos que nos eduquen en esa nueva cultura. Sabemos que la mentalidad no se camba de la noche a la mañana y que vivimos en una ciudad muy individualizada, muy de consumo y de escasa o nula conciliación familiar pero hay que recuperar el concepto de polis y que el ciudadano esté en las decisiones, proponga… La participación no se hace porque se diga hágase, hay que cambiar hábitos. También dentro de la administración. Hay ayuntamientos que tienen técnicos en participación como se tienen técnicos en urbanismo.

–¿Cómo se convence de que participe a quien votó en los presupuestos participativos y no vio la obra hecha o participó en el Foro de la movilidad y sigue esperando por el Plan de Movilidad?

–El Foro de Movilidad es un ejemplo de participación. Hombre, una de las claves de la participación es que se vea como un elemento de utilidad. No convences a nadie si esa participación no sirve para nada. Hay que hacer que el ciudadano se sienta útil construyendo ciudad.

–A IU nunca el gusto el nombre de renta social pero es uno de los culpables de que exista ese programa. ¿Qué planes tienen para su futuro?

–Lo dijimos por activa y por pasiva, no es un derecho. Los ayuntamientos no articulamos derechos eso se hace en el parlamento de Asturias con el salario social o en el Congreso de los diputados con la renta básica. Lo que pretendíamos era, sabiendo las necesidades de la ciudad, aprovechar ese remanente que había en Servicios Sociales, y que entonces era de cinco millones. Y  queríamos orientarlo a los beneficiarios del salario social que, esto lo digo para quienes ahora lo comentan tanto, ya están obligados a hacer un itinerario sociolaboral. Eran ayudas complementarias de carácter finalista. Luego llegó la gestión con la Unión de Comerciantes para que también pudieran ser un elemento de inversión productiva. Doble utilidad: ayudas a la gente que las necesita y que van a otra gente que necesita que su negocio vaya mejor, nuestro pequeño y mediano comercio .¿Qué hacer a partir de ahora? Lo valoraremos. Hay que ser serios. No queremos levantar falsas expectativa. Nuestro deseo es darle continuidad pero evaluando lo hecho hasta ahora, viendo cómo se puede mejorar  y qué recursos se pueden dedicar.  Hay que darle continuidad porque tuvo más elementos positivos que negativos.

–Ustedes incluyeron en la negociación del PGO el compromiso de dedicar 200 millones a un plan de rehabilitación, ¿cómo se pude hacer cuando ya se deben 80 a los vecinos de subvenciones a fachadas?

–Son una media de veinte millones al año. Si no los hubiera la pregunta será cómo pagar lo que se debe. Lo de las fachadas es un tema difícil de resolver. Ha sido una irresponsabilidad hacer crecer la bola. Los que presumen de haber bajado la deuda con los bancos la han incremento con los vecinos en una proporción mayor.

–¿Y?

–Hay que cumplir con los vecinos. Hay que acometer los compromisos pendientes y probablemente este año y el que viene no se podrán acometer nuevas ayudas. Luego el objetivo prioritario es ese plan de rehabilitación que  desde el Colegio de Arquitectos han transformado en un plan de regeneración urbana, algo más amplio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *