Llamamiento Xixón por la Izquierda

Xixón avanza de manera improvisada y poco consciente hacia la próxima década. Los años de Gobierno de la derecha, lejos de proyectar un modelo de futuro para la ciudad, que en los próximos diez años deberá ser capaz de reinventarse, han actuado a través de impulsos, muchas veces huidos del análisis y la reflexión, cuyos resultados, inconexos entre sí, no han conseguido dar respuesta a los retos que los nuevos años veinte nos plantean. Retos que son económicos, con una parte significativa de nuestra estructura productiva básica puesta en jaque por las políticas de descarbonización exprés. Retos que son físicos, con unas infraestructuras indispensables para nuestro desarrollo económico cuyos retrasos, cuando no paralizaciones, mantienen a la ciudad desconectada. Retos que son sociales y demográficos, con una pirámide poblacional particularmente envejecida y unos servicios públicos que no han sabido adaptarse en lo sectorial y que han retrocedido en su implantación territorial mientras la desigualdad entre barrios del Este y del Oeste se consolida en la ciudad. Retos que son medioambientales, con contaminación marítima y atmosférica que incide en la salud de las personas. Y retos que son generacionales, acusados por el desempleo, la precariedad y la emigración, con una pérdida de población joven en los últimos quince años que amenaza la reproducción social, la solidaridad intergeneracional y el equilibrio territorial de nuestra ciudad.

Pero a la vez, Xixón tiene una identidad y una conciencia colectivas, no exentas de contradicciones, construidas a partir de las luchas de su movimiento obrero durante el último siglo y medio, que, con sus organizaciones políticas, sindicales, sociales y vecinales como herramientas, han permitido conformar una ciudad construida sobre los principios y valores de progreso, igualdad y justicia social. El Xixón en el que hoy vivimos fue pensado, peleado y conquistado en los años 80 y 90 por la izquierda política y social. De aquellas décadas y los años inmediatamente siguientes son el modelo de concertación social que ha contribuido a la creación de empleo con derechos; las planificaciones urbanísticas que han reorientado la ciudad hacia el mar, recupera do espacios verdes para las gijonesas y los gijoneses y diversificado su tejido productivo; las empresas públicas que han garantizado la prestación de servicios de calidad desde el respeto a los derechos laborales de las trabajadoras y los trabajadores; las políticas sociales que han apostado por la inclusión y la equidad como prioridades en nuestro modelo colectivo de comunidad; los proyectos que han universalizado el acceso a la educación y la cultura, con el asturiano en muchos casos como eje vertebrador; o las políticas de igualdad con las que hemos construido una ciudad más justa. Xixón es hoy Xixón porque quisimos que lo fuera y lo hicimos posible.

Sin embargo, el sostenimiento de estas políticas públicas, que definen nuestro modelo de convivencia, está en riesgo. Lo pensado, peleado y conquistado durante las décadas pasadas debe adaptarse reorientándose hacia los retos actuales que tenemos como colectividad. Xixón ha cambiado, y nosotras y nosotros debemos ser capaces de reinventarlo.

Esto significa que en la próxima década Xixón deberá transitar hacia un modelo productivo que combine las industrias tradicionales, que seguirán siendo necesarias, con la industria del siglo XXI, basada en la innovación y las tecnologías limpias. El modelo de la Milla del Conocimiento deberá reproducirse y adaptarse a nuevos sectores productivos vinculados al mar, el medio ambiente, la salud y la cultura. Significa también que en los próximos diez años deberán estar operativas las grandes infraestructuras logísticas y de comunicación que nos permitan conectar todas nuestras potencialidades económicas, comerciales y culturales con Europa a través del corredor Atlántico. La superación definitiva de la barrera ferroviaria y la puesta en marcha del Metrotrén deberán ser el eje a partir del cual se articule un nuevo modelo de movilidad sostenible no solo en la ciudad, sino en el conjunto del Área Central de Asturias. Significa que en 2030 Xixón deberá contar con unas políticas de nueva generación que integren todos los programas de atención a las personas y funcionen como verdades herramientas de redistribución de los recursos, contribuyendo a equilibrar las desigualdades que se han acrecentado en los últimos años. Significa que en la próxima década Xixón deberá avanzar hacia un nuevo modelo de consumo en el que la sostenibilidad de nuestros recursos y la preservación de nuestro entorno natural hagan girar la rueda con eficiencia. Y significa también que en los próximos diez años Xixón deberá ser capaz de alcanzar un pacto con la juventud: generar oportunidades que permitan a las jóvenes generaciones desarrollar en nuestra ciudad su proyecto de vida deberá ser una prioridad inexcusable en la agenda política y social.

En definitiva, Xixón deberá reinventarse en la próxima década, y para que lo haga preservando los valores de progreso, igualdad y justicia social que han caracterizado nuestro modelo de convivencia, hoy damos un paso al frente: porque queremos ser la izquierda que suma, la que recoge el trabajo político de Izquierda Unida y lo proyecta con impulso Este es el sentido de Xixón por la Izquierda: una coalición que es más que una candidatura; un proyecto, un compromiso, que suma a Izquierda Unida y a Izquierda Asturiana y que suma a personas independientes que son referentes en diferentes ámbitos sociales y profesionales de la ciudad. Y que lo hace para seguir sumando y buscar consensos más allá de sí misma. Para construir mayorías sociales y políticas de izquierdas que nos permitan pensar, pelear y conquistar el Xixón de la próxima década: un Xixón dinámico y sostenible, inclusivo, participativo; un Xixón de los cuidados, saludable, creativo, con memoria; un Xixón abierto, tolerante, indubitadamente feminista. Un Xixón que cambie la política y la forma en la que las gijonesas y los gijoneses nos relacionamos con ella. Un Xixón, en definitiva, que mire al futuro y lo haga con alegría.

¿Y tú, te sumas a un Xixón por la izquierda?

¿Y tu, súmeste a un Xixón por la Izquierda?